“Memorias del tiempo circular”, nuevo libro de Chely Lima

chely lima, foto leonor alvarez-maza sorbba studio 2014

Chely Lima. Foto cortesía de Leonor Álvarez-Maza

El miércoles 2 de abril, a las 8:00 pm, la Fundación Cuatrogatos, Eriginal Books y The Center for the Literature and Theatre @ Miami Dade College presentarán Memorias del tiempo circular, el más reciente libro de Chely Lima. El evento, en el que estarán presentes Chely Lima, la editora Marlene Moleón y el autor Antonio Orlando Rodríguez, tendrá lugar en el Koubek Center, situado en 2705 SW 3rd St, Miami, FL 33135.

Memorias del tiempo circular, publicado por el sello Eriginal Books, reúne cuatro novelas cortas para el público adulto: La Gran PiedraTarde infinita, Un círculo en el suelo y la que da título al volumen.

Chely Lima narradora, poeta y guionista de cine y televisión cubana, nació en La Habana y ha vivido desde 1992 en Quito, Buenos Aires, San Francisco y Miami, donde reside actualmente. Dentro de su amplia bibliografía sobresalen títulos como los poemarios Terriblemente iluminados, Todo aquello que no se dice y Discurso de la amante (poesía) y las novelas Brujas, Triángulos mágicos, Confesiones nocturnas, Isla después del diluvio y Lucrecia quiere decir perfidia. En el campo de la literatura infantil ha dado a conocer, entre otros títulos, El barrio de los elefantesEl cerdito que amaba el ballet (Premio Internacional de Cuento para Niños Juan Rulfo, Radio Francia Internacional), El jardín de los seres fantásticos y Abuela Trina y Marrasquina van a la ciudad.

La escritora respondió un cuestionario de Cuatrogatos a propósito de la aparición de este nuevo libro.

¿Cuándo comenzaste a escribir?

Empecé a escribir en la infancia para consolarme de las carencias que me impusieron, por una parte, un modo de ser que me convertía en un pequeño monstruo inclasificable, y por la otra, el triple cerco de una época bastante ignorante en materia de sexualidades, una familia culta pero tradicionalista, y un estado patriarcal, militarizado y represivo.

Con el tiempo se convirtió en una adicción tan fuerte como la de leer. En algunos momentos ha contribuido a salvarme la vida ―en mi última crisis de salud recuerdo que contrarrestaba el malestar y el miedo contándome historias― y en otros ha multiplicado mi capacidad de sentirme feliz.

chely_lima_memorias_tiempo_circular

¿Qué características tiene tu nueva obra Memorias del tiempo circular?

Este es uno de mis libros más dramáticos y es también una celebración del renacimiento. Las cuatro historias que lo integran tienen muchos ingredientes autobiográficos; fueron escritas en países y circunstancias diferentes, y cada una de ellas señala un hito importante dentro de mi vida íntima y profesional. Ahí están representados mis miedos, mis luchas personales y mis creencias fundamentales. Lo definiría como un libro para asomarse a esas regiones del Yo que normalmente nos están vedadas.

¿Quiénes serían, a tu juicio, los lectores ideales para esta obra?

Pienso que es un libro para adultos que han vivido lo suficiente para saber que la realidad no es ese mazacote neutro y desprovisto de magia que algunos suponen. También es un libro para aquellos que no temen meterse en terrenos extraños del ser.

La Habana, Quito, Buenos Aires, San Francisco, Miami… ¿Qué han aportado a tu literatura cada una de esas ciudades en las que has vivido?

Casi todos mis personajes protagónicos son de La Habana, como yo, y padecen de esa mezcla letal de amor y rabia de la que padezco yo cuando la pienso. La infancia de mis personajes remite siempre a La Habana de mi propia infancia. En La Habana empecé a compartir mi producción literaria y a publicarla, y allí obtuve mis primeros premios.

Quito marcó una diferencia en muchos sentidos: Allí me sentí por primera vez libre de la posibilidad de que censuraran lo que escribo. Y Quito me dio tanto en materia de conocimiento que nunca voy a dejar de estar en deuda con esa ciudad hermosa, dura y cerrada; la antigua sabiduría andina me alcanzó y me inundó y se metió para siempre en mi literatura y mi sangre estando en Quito, me enriqueció con un vocabulario nuevo, y machacó dentro de mi cabeza lo más oscuro de una España que en Cuba se había diluido por razones históricas y culturales, así como los deslumbrantes remanentes de culturas indígenas tan extrañas para mi mentalidad de caribe como si hubieran pertenecido a otros planetas.

Llegar a Buenos Aires fue como salir del mar después de haber contenido la respiración por más de diez años, porque era el reencuentro con la latinidad y su desinhibida exuberancia. Yo resucité en esa ciudad tan bella, tan rica culturalmente, y esto, como es natural, se reflejó en lo que escribía por entonces. Allí nacieron casi todas mis obras de teatro y aparecieron personajes que luego iban a ocupar un lugar especial dentro de mi narrativa.

San Francisco representó el cálido encuentro con un submundo repleto de tolerancia, y el abrazo con todo cuanto amé desde mi adolescencia: la música que me nutre emocionalmente, la memoria de lo mejor de una época en la que los hippies intentaban cambiar el mundo, el respeto por la naturaleza y la diversidad del ser humano. Ni siquiera la frustración de manejar mal un idioma que no es aquel en el que escribo pudo empañar ese tiempo en el que me moví entre paisajes y personas que van a seguir apareciendo, inevitablemente, en mis libros. Los años durante los que viví en la región de San Francisco Bay y viajé a lo largo de la costa oeste, frecuentando bosques y museos, representan para mí, como escritora y como individuo, la experiencia de la grandeza geográfica de una parte de los Estados Unidos, combinada con la posibilidad de frecuentar a artistas e intelectuales, muchos de ellos inmigrantes, que llevaban consigo experiencias e intereses culturales inéditos, y me ayudaron una vez más a derribar fronteras culturales y enriquecer mi universo literario.

Miami es como un retorno al terruño, magnificado por la multiplicidad de orígenes de aquellos con los que comparto a diario. Supongo que en breve sus ambientes aparecerán en lo que escribo, y será un reto poner a vivir a mis personajes en un Miami que no resulte ni folclórico ni ajeno a su pintoresquismo.

Eres de esos autores que se mueven con la misma comodidad en la narrativa para adultos y en la dirigida a los niños. ¿Qué puedes comentar al respecto?

Escribo para niños cuando estoy feliz. Creo que ―pura paradoja― porque es el momento en el que me siento lo suficientemente adulta como para contarles cuentos a los chicos. Y me divierte mucho producir literatura para niños. El resto del tiempo, cuando me siento más como un adolescente neurótico, me toca escribir para los grandes.

Presentación de Memorias del tiempo circular, de Chely Lima, publicado por Eriginal Books. Invitan Fundación Cuatrogatos, Eriginal Books y The Center for Literature and Theatre @ Miami Dade College. Día: Miércoles 2 de abril. Hora: 8:00 pm. Lugar: Koubek Center, 2705 SW 3rd St, Miami, FL 33135. Entrada libre.

2 pensamientos en ““Memorias del tiempo circular”, nuevo libro de Chely Lima

  1. me parece interesante la entrevista. quisiera leer sus novelas como puedo tener acceso a ellas?… y su biografia o autobiografia. me parece sencillamente sensacional¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *