Subastan primeras ediciones de clásicos de la literatura infantil


Una copia del libro Through the Looking Glass, and What Alice Found There, que perteneció a la niña británica que inspiró Alicia en el país de las Maravillas , de Lewis Carroll, o las primeras ediciones de Winnie the Pooh, de A.A Milne, y El mago de Oz, L. Frank Baum, serán algunas de las joyas de la literatura infantil que saldrán a subasta el próximo mes.

En su subasta del 16 de diciembre, Profiles in History también venderá una copia de The Tale of Peter Rabbit que perteneció a su autora, Beatrix Potter. Los objetos pertenecen a la colección del ex jugador profesional de la NFL Pat McInally, señaló la compañía.

Through the Looking Glass, and What Alice Found There (A través del espejo y lo que Alicia encontró allí), fue propiedad de la fallecida Alice Liddell antes de ingresar a la colección de McInally y tiene un precio estimado de venta de 150.000 dólares.

En 1862, cuando tenía 10 años, Alice Liddell salió de picnic junto a su vecino, el matemático de la universidad de Oxford Charles Dodgson, quien se hizo famoso con el seudónimo literario Lewis Carroll. El le contó una historia que posteriormente se transformó en el clásico Alicia en el país de las Maravillas. La obra Through the Looking Glass (A través del espejo) fue su secuela.

Se espera que la copia de The Tale of Peter Rabbit (La historia de Peter el conejo), de Potter, se venda por encima de los 120.000 dólares, indicó Profiles in History.

La subasta también incluye, entre otros libros de gran valor, The House at Pooh Corner, también sobre el personaje Winnie the Pooh.

Poniatowska y "El Fisgón" reunidos en La vendedora de nubes

La escritora mexicana Elena Poniatowska presentó en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Ciudad de México su libro para niños La vendedora de nubes, publicado por Editorial Diana, con ilustraciones del conocido caricaturista Rafael Borjas “El Fisgón”.

Según la autora, el cuento nació a partir de una pregunta que formuló una niña a su madre y a quien ella conoció: “¿Por qué no se pueden vender las nubes?”. Poniatowska ha declarado que siempre se tiene que escribir a partir de los intereses de la gente, por lo que su historia para niños surgió de esa pregunta infantil.

En opinión de “El Fisgón”, La vendedora de nubes es uno de los textos más bonitos que le ha tocado ilustrar. Y sobre Elena Poniatowska dice: “es una persona que entiende que la nobleza es sinónimo de generosidad, bondad y empatía con la gente y eso lo demuestra con lo que ha escrito. Una de las intelectuales más queridas de este país y este texto infantil, la va hacer aún más querida por ese público”.

Fuera tópicos, los jóvenes sí leen

Por Rebeca Yanke, tomado de El Mundo, España

Si los jóvenes leen o no leen, qué leen y qué deberían leer es “la piedra de la locura” de todos aquellos que trabajan para que la literatura se convierta en parte del día a día de la juventud, soñando con que esto continúe en su edad adulta. Este curso pinta bien, porque España comienza a aproximarse a los parámetros de la Unión Europea.

Según los datos que se desprenden del índice de lectura de libros, son precisamente los niños los que más leen: el 83% de los menores entre 10 y 13 años se declara lector. Pero son los que tienen entre 14 y 24 años los más enganchados a la letra. Eso sí, las mujeres más que los hombres.

Mientras, las editoriales especializadas en literatura juvenil insisten en lo de siempre: la importancia de fomentar la lectura en la edad temprana, aunque cada una tiene sus prioridades. Para Ofelia Grande y Michi Strausfeld, directora de la Editorial Siruela y del área infantil y juvenil respectivamente, es fundamental que “los chicos tengan libros para ellos y el mercado no esté orientado de una forma tan sesgada a las chicas cuyos índices de lectura son considerablemente superiores”.

Siruela, por ejemplo, acaba de publicar dos nuevos títulos en su Colección Escolar, una en la sección de Filosofía –El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad– y otra en la de Literatura –Historia de Aladino o la lámpara maravillosa, de Antoine Galland–. Los libros de este catálogo, además, incluyen una invitación a la lectura que sugiere a los profesores cómo vender el libro a los alumnos. “Es importante ofrecer libros de los cinco continentes, para globalizar las mentes e invitar a descubrir nuevos horizontes”, explican desde Siruela.

También en esta editorial se acaba de publicar una novela de Jordi Sierra i Fabra (mítico de la literatura juvenil): La isla del poeta. Mientras, en SM saca novela otro tótem: Care Santos. Esta vez se adentra no sólo en la unión de la literatura y la Música sino que también el argumento es valiente. El título es Bel, amor más allá de la muerte. “De la muerte conviene hablar siempre”, dice la autora. Y añade: “A los niños, a los jóvenes, a los adultos y a los ancianos, pero no de la misma manera, claro”.

Elsa Aguiar, responsable de las decisiones editoriales juveniles del Grupo SM, explica que tratan de “unir las aficiones” de los jóvenes. “La novela va acompañada de un CD con una canción del grupo Mc Fly, I`ll be OK“, añade.

Desde SM también corroboran que “son las chicas adolescentes el sector más lector de la sociedad”. “Son también los mayores consumidores de cine, música, deportes, y los que más navegan por internet, es decir, los jóvenes lectores son los más curiosos, los que tienen más interés por el mundo y por la cultura”.

La conclusión es una buena noticia: “Muy probablemente estos jóvenes lectores no van a dejar de serlo a medida que crezcan, así que podemos suponer que en los próximos años habrá un paulatino crecimiento de la tasa de lectura en España, como viene ocurriendo en los últimos años”.

Lo importante es que se puede decir, con la boca bien grande, que hay que “olvidar el tópico de que los jóvenes no leen”, afirma Elsa Aguiar. “El género estrella para los jóvenes es, sin duda, la novela, la narrativa. Según nuestros estudios las chicas declaran que su género favorito es la novela romántica y la de aventuras. Los chicos se decantan por las aventuras y el terror”.