La cuerda de Tomi Ungerer

“Tengo dentro de mí un montón de identidades diferentes que bailan todas sobre una misma cuerda que sirve para todos los usos: colgar la ropa, hacer alpinismo, saltar o colgarse de ella”.

–Tomi Ungerer

Jean-Thomas Ungerer nació en Estrasburgo, Francia, en 1931. Para gran decepción de su familia, no escogió el oficio de relojero que habían desempeñado su padre, su abuelo y su bisabuelo, y al terminar el colegio se dedicó a viajar por Europa y el norte de África. En 1956v llegó a Nueva York y empezó a trabajar como dibujante publicitario. En esa ciudad publicó, un año más tarde, su primer libro: Los Melops se lanzan a volar (1957), al que seguirían luego Crictor (1958), Adelaide (1959), Rufus (1961), Los tres bandidos (1961), El hombre de la luna (1966), El sombrero (1970) y Ningún beso para mamá (1973), entre otros muchos. En 1998 le fue conferido el Premio Andersen de ilustración.

Obama y los libros para niños

El nuevo héroe de la literatura infantil y juvenil en Estados Unidos parece ser Barack Obama, el primer presidente afroamericano del país. La “moda” editorial no solo incluye obras biográficas destinadas a los lectores jóvenes, sino también libros para los más chicos, profusamente ilustradas. Una buena muestra de estos últimos es un título que ha vendido más de 350 mil ejemplares en pocos meses: Barack Obama: Son of Promise, Child of Hope (2008). Sus creadores son la escritora Nikki Grimes (ganadora del premio Coretta Scott King 2002 por la novela juvenil Bronx Masquerade) y el ilustrador Bryan Collier (quien obtuvo ese mismo galardón por los álbumes Uptown, en 2001, y Rosa, en 2006). Pero también podrían mencionarse otros dos títulos publicados el pasado año: Obama’s Pajamas (2008), con texto de Jeff Nave y dibujos de Barry Lane, y Mama Voted for Obama, del escritor Jeremy Zilbert y el ilustrador de Greg Bonnell. (En el encabezamiento de este post se reproduce una página de ese último libro).

Los latinos también han hecho su aporte a este boom. El pasado mes de diciembre se puso a la venta Sueños de Obama/Obama’s Dreams, un relato publicado en edición bilingüe español-inglés. Su autor es Alberto Domingo González Valdés y las ilustraciones son de Ángel Silvestre. La nota promocional del libro dice: “Obama desea cambiar muchas cosas de la realidad con tal de que los niños sean felices, lo que a veces resulta dificilísimo. Por ello se transforma en un hombre de acción, inventando molinos de viento y pasando por muchas vicisitudes y otras incidencias de aventurero en unión de su esposa, sus hijas, y sus amigos Bill del Clip, el caballo Platero, el burrito Canuto y el perrito Zato”. Promete, ¿no?

Según un despacho de la agencia de noticias AFP, en el mercado estadounidense hay alrededor de 30 libros sobre Obama destinados al público infantil y juvenil. Un récord que ningún otro presidente había logrado durante su primer año en la Casa Blanca. En junio saldrá a la venta The Barack & Michelle Obama Paper Doll & Cut-Out Book, de John Boswell, Randy Jones y Susann Jones. Se trata de un esperado libro de manualidades, editado por el sello St. Martin’s Griffin, que permitirá a las niñas (¡y, seguramente, a unos cuantos niños!) jugar a vestir al Presidente y la Primera Dama con diferentes atuendos. Si les interesa comprarlo o simplemente mirar su cubierta, hagan un clic aquí.

Carmen Posadas acerca la figura de Machado a los jóvenes lectores

Carmen Posadas vuelve a incursionar en la literatura infantil con dos libros publicados con motivo del 70 aniversario del fallecimiento del poeta Antonio Machado (Sevilla, 1875-Colliure, Francia, 1939). Sus títulos son Mi primer libro sobre Machado (destinado a niños de cinco años) y La mirada de Leonor (para niños de ocho a doce), publicados por Anaya. En el lanzamiento de las obras, realizado en Sevilla, Posadas explicó que cuando la editorial le propuso escribir estos proyectos, optó por tomar como eje central de ambas la historia de amor entre Machado y la joven Leonor Izquierdo. “Me parece preciosa y, además, tuvo mucha influencia en su obra”, explica. “Ella fue su fuente de inspiración a lo largo de su vida”.

Sin embargo, la escritora advierte el trabajo no fue fácil: “Tuve bastantes retos a la hora de enfocar esta historia, primero porque según se mire es políticamente incorrecta en el sentido de que Machado se casó con 35 años y ella tenía 14. En aquella época a lo mejor era más corriente pero ahora es bastante chocante. Y después otra cosa, otra dificultad que tuve es que realmente la historia es una historia triste, pero yo quería contarlo de una forma alegre, entonces quería que por un lado Machado, que era una persona muy inteligente, muy preparada, muy culta, por supuesto enseñaba a Leonor muchas cosas pero también Leonor le enseña cosas a él, por eso se llama La mirada de Leonor, porque ella le enseña a ver las cosas con otra mirada y yo creo que eso es precisamente la poesía, mirar lo que todos vemos pero mirándolas con otros ojos”. Y añade: “En realidad es una historia de amor que dura muy poco tiempo, porque ellos se casan y prácticamente a los dos años ella se muere”.

Según Carmen Posadas, su propósito fue abrir la curiosidad de los niños: “Que luego sean ellos los que investiguen más sobre Machado, que conozcan su poesía porque cuando uno conoce la vida de una persona al leer la obra eso enriquece mucho más, porque si ya sabes cómo fue su historia de amor, que en este caso le marcó mucho, pues todo lo que uno lea a partir de ese momento ya cobra otra dimensión, así que si conoces la vida de alguien al leer su poesía y su obra se descubren matices que si no, pasan inadvertidos”.

Vean un fragmento de un documental sobre este mismo tema: